Tarta de cerezas

05 junio, 2018

La tarta de cerezas (cherry pie) es uno de los postres más clásicos de la repostería americana, junto con la tarta de zanahoria y la archiconocida New York cheesecake. Llevaba mucho tiempo queriendo hacerla, así que, cuando la semana pasada (por fin) vi que ya había cerezas en la frutería, tuve claro que sería la siguiente receta del blog...

Se puede tomar templada, acompañada de nata montada o una bola de helado de vainilla, o simplemente fría. ¡De cualquier manera está deliciosa!

TARTA DE CEREZAS
Ingredientes
(Para un molde cerámico redondo de 22 cm.)
Para el relleno:
    1 kg. de cerezas
    75 gr. de azúcar
    35 ml. de zumo de limón
    15 ml. de kirsch (aguardiente de cerezas)
    15 gr. de Maizena
Para la masa:
    125 gr. de almendra molida
    335 gr. de harina de trigo
    220 gr. de mantequilla fría
    75 gr. de azúcar
    1 huevo L
    1/2 cucharada de pasta de vainilla
    1 pizca de sal
    Huevo batido y azúcar (para decorar)

Elaboración
Para el relleno:

1. Lavamos y deshuesamos las cerezas.

2. Ponemos en un cazo a fuego medio las cerezas, el azúcar y el zumo de limón hasta que rompa a hervir. Después bajamos a fuego lento, y dejamos que las cerezas vayan explotando, soltando todos sus jugos y su color, mientras vamos removiendo de vez en cuando para que no se pegue.

3. Disolvemos la maizena en el kirsch y la incorporamos al cazo, removiendo constantemente hasta que comience a ganar consistencia. Si queda demasiado líquido, podemos eliminar un poco del mismo.

4. Dejamos enfriar mientras preparamos la masa.



Para la masa:

1. Colocamos la harina, la almendra molida, el azúcar y la sal en un bol.

2. Añadimos la mantequilla fría cortada en dados y mezclamos con la pala o con las manos hasta que se formen una especie de migas o arena, sin grumos de mantequilla.

3. Añadimos el huevo y la vainilla y mezclamos.

4. Volcamos la masa sobre la encimera, amasamos y dividimos en dos trozos, uno del 60% y otro del 40% del peso total. Llevamos la masa a la nevera unos 30 minutos.

5. Estiramos el trozo grande (60%), que será la base de la tarta, a un grosor de 6 mm y lo colocamos sobre nuestra fuente de horno, ajustándolo bien al molde con las manos. La masa es bastante quebradiza pero si se nos rompe un poco no pasa nada, ponemos un pegotito de masa y aplastamos con nuestras manos para unir las grietas.


6. Ponemos el relleno de cerezas sobre la primera parte de la masa.

7. Ahora vamos a poner la tapa de la tarta. Para ello, estiramos el segundo trozo de masa a un grosor de 6 mm. Si queréis hacer la decoración que yo hice, cortad un círculo central del mismo con un cortador de galletas de 12 cm y reservadlo. Colocamos el resto de la masa (la parte exterior del círculo) sobre el relleno, sellando los bordes con las púas de un tenedor. Por último, con el círculo central de masa que habíamos recortado, hacemos florecitas o cualquier otra figura con un cortador de galletas y las colocamos sobre la parte superior de la tarta. Para pegarlas es suficiente con humedecerlas ligeramente con un poco de agua.

8. Llevamos la tarta a la nevera durante una hora.

9. Precalentamos el horno a 180º, pincelamos la tarta con huevo batido y espolvoreamos un poco de azúcar por encima. Después, horneamos en la parte baja del horno durante 45/50 minutos. Si se tuesta demasiado, podemos taparla con un poco de papel de aluminio mientras se hornea.




¡Espero que os animéis a hacerla! Mientras espero a que me contéis qué tal, con vuestro permiso, me voy sirviendo un trocito...


Un beso y hasta el próximo post,

Eva

2 comentarios:

  1. ¡Qué buena pinta por favor! tengo que probar a hacerla.
    Besos.

    Gemeladas

    ResponderEliminar
  2. Tengo muchas ganas de hacer esta receta desde hace tiempo, pero me da mucha pereza ponerme a quitar el hueso a las cerezas jajajaj
    Pero viendo la pintaza que tiene tu tarta seguro que la hago pronto :)

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por tu comentario, me hace muchísima ilusión recibirlos!

SUBIR