Pan Challah

23 octubre, 2018

Con este Pan Challah me ha sucedido algo que nunca pensé que iba a ocurrir... Y es que resulta que ha entrado a rivalizar con mi adoradísimo Pan de leche japonés hokkaido. Ahora mismo, con el recuerdo de esta miga suave y esponjosa, no sé cuál es mi preferido... 

Además, éste no es un pan cualquiera. El Challah es un pan típico de Israel, que se consume principalmente en el Sabbath y otras festividades judías. Su forma trenzada tan característica está cargada de significado; cada uno de los cabos representa la paz, la verdad, la justicia... Cuando, además, se le da forma redonda simboliza continuidad, larga vida, una espiral sin principio ni fin... Las semillas que lo decoran representan el maná comido por el pueblo judío durante su éxodo por el desierto. 

Como veis, tiene una interesante historia detrás. ¿Lo preparamos?


PAN CHALLAH
Ingredientes
(Para dos panes)
    5 cucharaditas (*) de levadura seca de panadero
    350 ml. de agua templada
    150 gr. de azúcar
    110 ml. de aceite de girasol o de oliva suave
    5 huevos L (+1 para pincelar)
    1 cucharadita (*) de sal
    1 kg. de harina de fuerza (+ extra para amasar)
    Semillas de sésamo o de amapola para decorar
     (*) Una cucharadita = 1 teaspoon = 5 ml.

Elaboración

1. Calentamos el agua en el microondas e hidratamos la levadura en ella. Dejamos reposar 5 minutos.

2. Añadimos el aceite, el azúcar y la sal a la mezcla de agua y levadura y mezclamos con la pala de nuestro robot de cocina.

3. Incorporamos los huevos de uno en uno.

4. Vamos añadiendo la harina poco a poco. En este momento, cambiaremos al accesorio gancho para masas. Es mejor que nos quedemos en 900 gr. y, si vemos que la masa sigue muy pegajosa, incorporamos los 100 gr. restantes. Cuando la masa esté suave y elástica (aunque seguirá algo pegajosa) y se haya despegado de las paredes del bol, pararemos de amasar.

5. Aceitamos un bol y dejamos reposar la masa en el mismo, cubierta con un papel film o un paño durante 1 o 1,5 horas o hasta que doble su tamaño.

6. Pasado ese tiempo, ponemos la masa sobre la encimera enharinada, y la amasamos ligeramente para desgasificarla. Después, la dejamos reposar de nuevo cubierta por un paño 45 minutos más.


7. Dividimos la masa en 8 porciones (4 para cada uno de los panes que se obtienen de esta receta). 

8. Empezamos con el primer pan. para ello cogemos 4 porciones de masa y las estiramos hasta formar unos cilindros de unos 40 cm. de largo cada uno. Para formar la trenza, os recomiendo que sigáis este vídeo.

9. A continuación, formamos la segunda trenza y dejamos reposar media hora más. Mientras tanto, precalentamos el horno a 190º. 

10. Colocamos las trenzas en dos bandejas de horno con papel especial. Pincelamos ambas con huevo batido y decoramos con semillas de sésamo o amapola. Horneamos los panes de uno en uno durante unos 20/25 minutos o hasta que veamos que cogen un bonito color dorado. Al tacto, observaremos una corteza seca y crujiente, pero no os preocupéis, la miga estará súper esponjosa... Si vemos que se doran demasiado, los cubrimos con papel albal.

11. Dejamos enfriar unos 15 minutos y... ¡listo para disfrutar! 


Fuente: receta adaptada de Life as a strawberry.


¿Os habéis fijado en la miga? ¡No puede ser más tierna! Está buenísimo templado, frío, solo, con mantequilla, con mermelada... Animaos a hacerlo que os aseguro que no os vais a arrepentir...


¡Hasta el próximo post!

Un beso,

Eva

2 comentarios:

  1. ¡Qué buena pinta! me encanta hacer todo tipo de panes, bollos, y demás cositas con masa, así que tengo que probarlo.
    Besos.

    Gemeladas

    ResponderEliminar
  2. Como siempre publicando grandes recetas :)

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por tu comentario, me hace muchísima ilusión recibirlos!

SUBIR