Scones de manzana y pasas

06 febrero, 2018

Desde que los probé por primera vez en Escocia, soy fan incondicional de los scones. Estos bollitos, de pinta un poco amorfa, son un auténtico vicio. Tomarlos templaditos acompañados de una buena taza de té es un plan perfecto para una de estas frías tardes de invierno... 

Hoy os traigo esta versión de scones de manzana y pasas, que es una adaptación de mi receta básica de scones y que ha resultado ser una muy buena combinación. Como en mis últimas recetas con manzana, he utilizado Manzanas Ambrosia, unas manzanas de carne tersa y sabor dulce, que han maridado genial con las pasas también presentes en los scones.

¿Nos ponemos manos a la obra?


SCONES DE MANZANA Y PASAS
Ingredientes
(Para unos 15 scones redondos de 6 cm.)
    9 cucharadas de buttermilk (para hacerlo, necesitaremos 8 cucharadas de leche y 1 de zumo de limón)
    100 gr. de manzana Ambrosia (pelada y cortada en trozos pequeñitos)
    50 gr. de pasas
    1/2 cucharadita de canela
    435 gr. de harina (+2 cucharadas)
    4 cucharaditas de levadura química
    1 y 1/2 cucharaditas de Maizena
    1/2 cucharadita de sal
    175 gr. de mantequilla
    75 gr. de azúcar
    2 huevos L
    1 cucharadita de pasta de vainilla
Elaboración

1. Comenzamos preparando el buttermilk casero. Para ello, simplemente ponemos en un vaso 8 cucharadas de leche con 1 cucharada de zumo de limón y dejamos reposar hasta su utilización.

2. Precalentamos nuestro horno a 190º.

3. Mezclamos en un bol la manzana con la canela, las pasas y las 2 cucharadas de harina.

4. Ponemos los 435 gr. de harina, la levadura, la maizena, la sal y la mantequilla (fría) en un bol y lo mezclamos con los dedos hasta que se conviertan como en migas y no detectemos grumos de mantequilla. Añadimos el azúcar y mezclamos todo bien.

5. En otro recipiente, batimos con unas varillas los huevos con la vainilla y 6 cucharadas de buttermilk (el resto lo reservamos). Tienen que quedar esponjosos y aireados, que hayan formado espumita.




6. Volcamos la mezcla de huevos, vainilla y buttermilk en el bol de los ingredientes secos y empezamos a mezclar con una espátula. Cuando no podamos seguir, pasamos a utilizar nuestras manos. En este punto, incorporamos la manzana y las pasas, para que se vayan distribuyendo por la masa mientras la trabajamos.

7. Cuando se haya formado una especie de bola que se separe de las paredes del bol, enharinamos nuestra encimera y volcamos la masa.

8. Amasamos durante 2 o 3 minutos. Al principio la masa estará pringosa pero al poco tiempo se volverá muy fácil de trabajar. Si no es así, podemos añadir un poco de harina, pero solo la cantidad mínima que necesitemos.

9. Alisamos con un rodillo (o con las manos) hasta lograr una altura de unos 2,5 cms. Metemos un cortador redondo de galletas de 6 cms en harina y vamos recortando nuestros scones. Podemos reutilizar los recortes tantas veces como sea necesario.

10. Colocamos los scones en una bandeja de horno con papel especial o tapete de silicona y los pincelamos con el buttermilk que habíamos reservado. Después, los espolvoreamos con un poco de harina.

11. Horneamos durante unos 20 minutos y hasta que veamos que la superficie esté doradita.

Notas
    Los scones están más ricos templados, así que os recomiendo que, si ya están fríos cuando vayáis a consumirlos, les deis un golpe de calor en el horno o microondas. De todas formas, a temperatura ambiente también están buenísimos.
    Es normal si os quedan un poco amorfos. Los scones son así, imperfectos por naturaleza. Pero en esa imperfección está también su encanto y es que, no todos tenemos que ser guapos, ¿no? ;-)
    Podéis acompañarlos de clotted cream, mantequilla, mermelada, queso crema... o simplemente tomarlos solos.
    Los scones se congelan muy bien, así que no dudéis en hacer alguno de más y tener ese recurso en el congelador para el desayuno del fin de semana...
    Este es un post patrocinado, pero todas las opiniones se basan en mi propia experiencia.

Y... bueno, no es por nada, pero San Valentín está a la vuelta de la esquina. Seguro que si sorprendéis a vuestro amorcito con un desayuno en la cama, se derretirá y, si además es con scones recién hechos, ya ni os cuento... ;-)

Yo ahí lo dejo, jeje...


Un beso,

Eva.

1 comentario:

  1. Me encanta!! Tengo pendientes los scones desde hace mucho tiempo, y con esta combinación con manzana, canela y pasas se me está haciendo la boca agua!! Qué ricos!
    Un beso

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por tu comentario, me hace muchísima ilusión recibirlos!

SUBIR