Scones (o unos bollitos muy British)

25 noviembre, 2014

Algunos ya supisteis a través de Instagram que este verano estuve haciendo una rutita por Gales e Inglaterra, donde pudimos disfrutar de unos paisajes impresionantes y una estancia maravillosa en general. En el plano dulce, mi descubrimiento fueron los scones, que no había probado hasta ese momento. Seguro que la mayoría ya los conocéis, pero para los que no lo hagáis, se trata de unos bollitos que se suelen tomar a la hora del té, acompañados normalmente de “clotted cream” (una mezcla entre nata y mantequilla, que debe tener un millón de calorías pero está riquísima) y mermelada.

Hay varias teorías sobre el origen de los scones. Según el Wheat Foods Council, al parecer, son originarios de Escocia, donde podrían haber aparecido por primera vez a principios del siglo XVI. Sin embargo, se cuenta que su gran popularidad en Inglaterra nació gracias a Anna, la Duquesa de Bedford (siglo XVIII-XIX), quién una tarde ordenó a sus sirvientes que le trajeran té y unos dulces, entre los que se encontraban los scones. Le gustaron tanto, que desde entonces pedía que se los sirvieran cada tarde en lo que actualmente se llama "Afternoon Tea".

Hoy, por fin, y después de un par de pruebas, puedo traeros la receta de estos deliciosos bollos. Para ello, me he basado en la receta básica de un libro llamado "The little book of scones". El problema es que este libro utiliza muchos ingredientes que no son fáciles de encontrar en España, por lo que yo os presento su versión españolizada.

¡Empezamos!

SCONES


INGREDIENTES (para unos 24 scones de 5 cms.)

♥ 650 gr. de harina
♥ 6 cucharaditas (*) de levadura
260 gr. de mantequilla
115 gr. de azúcar
♥ 1/2 cucharadita (*) de sal
♥ 2 cucharaditas (*) de Maizena
14 cucharadas (**) de buttermilk (si lo vamos a hacer en casa, necesitaremos 12 cucharadas de leche y 2 cucharadas de zumo de limón)
♥ 3 huevos L
♥ 2 cucharaditas (*) de vainilla en pasta

(*) 1 cucharadita = 1 teaspoon = 5 ml
(**) 1 cucharada = 1 tablespoon = 15 ml


ELABORACIÓN

1. Preparamos nuestro buttermilk casero. Para ello ponemos en un vaso la leche y el limón, revolvemos un poco y dejamos reposar.

2. Precalentamos el horno a 190º.

3. Ponemos la harina, la levadura, la maizena, la sal y la mantequilla en un bol y lo mezclamos con los dedos hasta que se conviertan como en migas. Es importante que no nos queden bolitas de mantequilla sin deshacer que luego afearían nuestros scones. Añadimos el azúcar y mezclamos.

4. En otro recipiente, batimos con unas varillas los huevos con la vainilla y 9 cucharadas de buttermilk (el resto lo reservamos). Tienen que quedar esponjosos y aireados. 

5. Volcamos la mezcla líquida en el bol de los ingredientes secos y empezamos a mezclar con una espátula. Cuando no podamos seguir, pasamos a utilizar nuestras manos. Cuando se haya formado una especie de bola que se separe de las paredes del bol, enharinamos nuestra encimera y volcamos la masa.

6. Amasamos un poco la masa. Hacemos presión con la palma de la mano unas cuantas veces, doblamos como si fuera un sobre y le damos la vuelta. Repetimos tres o cuatro veces.

7. Alisamos con un rodillo (o con las manos) hasta lograr una altura de unos 2,5 cms. Metemos nuestro cortador redondo de 5 cms en harina y vamos recortando nuestros scones. No hace falta retorcer la masa al presionar con el cortador y podemos reutilizarla tantas veces como sea necesario.

8. Colocamos los scones en una bandeja de horno con papel sulfurizado y los pincelamos con el buttermilk que habíamos reservado.  Después, los espolvoreamos con un poco de harina.

9. Horneamos durante 16-18 minutos y hasta que veamos que la superficie esté doradita.


NOTAS

Los scones no tienen que quedar perfectos, de hecho, podéis observar que los míos no lo están. Esa imperfección es parte de su encanto y, además, os aseguro que los scones más ricos que tomé en Inglaterra eran bastante amorfos...


Con esta receta se obtienen unos 24 scones. Si no queréis hacer tantos, ya sabéis que podéis reducir proporcionalmente los ingredientes.

Se conservan perfectamente en una lata o recipiente hermético a temperatura ambiente durante 3 días. También podéis congelarlos.

Si no los vais a consumir recién horneados, os recomiendo que antes de hacerlo les deis un golpe de calor de 30 segundos en el microondas.

Es bastante difícil conseguir clotted cream en España, pero si podéis haceros con ella para vuestros scones, mejor que mejor. En Madrid podéis encontrarla en Living in London. Si no, siempre podéis acompañarlos de mantequilla o queso crema y mermelada, y estarán igual de deliciosos.



Espero que os hayan gustado, ¡tenéis que probarlos! Os aseguro que enganchan...

Un beso,









36 comentarios:

  1. Quien fuera reinona para ordenar cada tarde dulces asi eh?? Jaja tienen una pintaza! Me apunto la receta a ver si me gustan! Soy mas rara no me gusta ni el short bread!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, el plan reinona mola, sí... Pero.... ¿Cómo que no te gusta el shortbread?? Si es lo mejor del mundo!!
      A ver si te animas a probarlos y te gustan los scones al menos!
      Gracias y un beso!

      Eliminar
  2. Qué pintaza!!! Yo los comí por primera vez en Escocia, caseros, y me entusiasmaron :)
    Las fotos preciosas!!
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Aisha!! Yo en cuanto los probé, me dije que tenía que aprender a hacerlos en casa.... :)
      Un besito!

      Eliminar
  3. Los scones son una de mis recetas pendientes de preparar. La verdad es que nunca los he probado, pero he oído hablar muy bien de ellos, así que con tu receta ha llegado la hora de hacerlo. Besos ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me contarás si te animas a probarlos y te gustan! Espero que sí...
      Gracias y un beso!

      Eliminar
  4. Estos scones son muy apetecibles y si me los presentas con un té, entonces ya no puedo resistirme. Me encantan las fotos 2 y 3. Qué maravilla!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo, muchas gracias, Yolanda!! Me alegro de que te gusten! :)
      Un besazo!

      Eliminar
  5. Aixs Eva. Tengo unas ganas de probar ya los scones que me muero! Últimamente los veo por todas partes y yo sin probarlos todavía. A ver si saco un ratito y me animo con tu receta. Qué fotos más preciosas, por cierto :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes que probarlos, Kai, ya verás como son un gran descubrimiento!
      Muchas gracias y un beso!

      Eliminar
  6. Me encantan los scones. Cuando voy a Inglaterra soy capaz de alimentarme a base de ellos.
    Un saludo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te entiendo, yo este verano toooodos los días le pedía a mi maridín que fuésemos a tomar el "afternoon tea", jeje...
      Un abrazo y gracias por pasarte, Marta!

      Eliminar
  7. Me encantan los Scones! hay muchos domingos que me levanto un ratito antes y los preparo, porque no se tarda nada y que ricos están! Pero nunca los había preparado con buttermilk, asíque la próxima horneada que haga los prepararé de esta manera! te han quedado de lujo y tienen que estar buenísimos! bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, es que se preparan en nada de tiempo! Ya me contarás qué te parece la variante con buttermilk si la pruebas...
      Gracias y un besote!

      Eliminar
  8. Ideal para una tarde lluviosa, y como no soy mucho de té un chocolatito también le iría genial ;)

    http://haveanicesweet.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente! Chocolate, café... están tan ricos, que cualquier acompañamiento es bueno! ;-)
      Gracias y un abrazo!

      Eliminar
  9. Hola! umm qué buenos tienen que estar, tenemos muchas ganas de probarlos así que van directos a lo más alto de nuestra lista de recetas pendientes! muchas gracias por la receta! besis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola chicas! Pues si no los habéis hecho nunca, os recomiendo que los probéis. Y si los preparáis por la mañana y los tomáis calentitos con el desayuno, es todo un lujazo...
      Gracias a vosotras y un beso!

      Eliminar
  10. Que ricos!!! Y dices que enganchan...Me has matao!!! Menuda soy yo que no sé parar si me gusta algo...En serio, me encanta la presentación, que arte tienes, tienes razón si no encontramos los productos de otras gastronomías pues los globalizamos y adaptamos a nuestras cosas y gustos. Niña que haces delicias!!! Ah, y el bizcocho que te dije lo tengo por subir, yo voy despacio, tengo poco tiempo, que pena, me gusta tanto... pero bueno todo a su tiempo. Felicidades. Bss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carmen! pero qué maja eres, muchas gracias! Estoy esperando ver ese bizcochito!
      Un beso!

      Eliminar
  11. Se ven ddeliciosos!!! Nos tientan muchísimo!! además con relleno y todo! Menuda delicia! y si enganchan...serán nuestra perdición también ;) Un besote guapa
    Tamara&Gemma (El secreto endulzado)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, chicas! Pues ceded a la tentación y probadlos, jeje, seguro que os gustan!
      Besos!

      Eliminar
  12. Me encantan los scones, cuando encuentro la clotted cream siempre los hago porque me chiflan. Se ve que te han quedado fantásticos.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que son deliciosos, mmmhhh... Y ya con clotted cream son una locura... :)
      Muchas gracias y un beso!

      Eliminar
  13. Yo los hice hace tiempo y la verdad que son el acompañamiento ideal para un buen Té y estas tardes frías de invierno...

    Un besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, completamente, Mery! Aunque de todas formas, a mí me apetecen hasta en verano, jeje...
      Besos!

      Eliminar
  14. Qué ricos, Eva, me encantan los scones, mi hermana los sigue haciendo de vez en cuando y cada vez me recuerdan a los años que pasé allí. Tienes, toda la razon, no tienen que ser perfectos, de hecho no es algo que entre por los ojos pero una vez que los pruebas... Riquísimos. Y me ha encantado que los hayas españolizado tan bien. Un beso y buen domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que de verdad que los más ricos que tomé allí eran bastante amorfillos, jeje, pero al primer bocado me encantaron...
      Muchas gracias y un beso, Maite!

      Eliminar
  15. Me encantan Eva, yo he hecho scones pero otra variante, parecían panecillos como los de Heidy...jaja. Estos parecen mas muffins. Me la guardó que los quiero hacer, dejo la masa 2.5 cm y crecen tanto? Bueno cuando me ponga ya te pregunto. Las fotos maravillosas! Un beso guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, crecen mucho en el horno, Cristina! Pero cualquier problema, me dices, ok? Me gustaría ver tus panecillos de Heidi, jeje...
      Muchas gracjas y un besito!

      Eliminar
  16. Pero si no había visto todavía tu receta. Qué ricos! Y qeué fotos Eva! Preciosas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Verónica! A ver si un día pruebo la tuya, que te habían quedado genial...
      Un besito!

      Eliminar
  17. Eva te han quedado unos scones de auténtico lujo ¡seguro que han durado un tris en casa porque tienen pinta de estar deliciosos!

    ¡Besos mil!
    http://losdulcessecretosdecuca.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Cuca! Pues sí, la verdad es que volaron, jeje...
      Gracias y un besito!

      Eliminar

¡Muchas gracias por tu comentario, me hace muchísima ilusión recibirlos!

SUBIR