Cheesecake de dulce de leche

11 abril, 2017

Puede que suene algo pretencioso, pero creo que esta cheesecake de dulce de leche es la mejor tarta de queso que he probado nunca. Aunque, bien pensado, no es tan vanidoso, ya que el 90% de la receta (al igual que en caso de la tarta de queso con arándanos), es obra original de la gran Martha Stewart y su receta de tarta de queso básica del libro "Pasteles".

Desde siempre mantengo una guerra con las tartas de queso horneadas y es que a mí me gusta que estén muy cremosas, hasta el punto que llegues a dudar si han pasado por el horno. Ese es exactamente el toque que tiene esta tarta, ¡es pura cremosidad! Además, si seguís la receta al pie de la letra, os aseguro que esta tarta ni se abre ni se hunde durante el horneado, ¡es una gozada!

Por eso, esta es para mí la receta definitiva de tarta de queso, y espero que se convierta también en la vuestra... 

¡Empezamos!

CHEESECAKE DE DULCE DE LECHE
Ingredientes
(Para un molde desmontable redondo de 15 cm.)
Para la base:
    45 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
    40 gr. de azúcar
    2 yemas L
    1 cucharadita de vainilla
    75 gr. de harina
    1 pizca de sal

Para la tarta de queso:
    640 gr. de queso crema
    180 gr. de azúcar
    25 gr. de harina
    2 huevos L
    100 gr. de nata fresca
    1 cucharadita de pasta de vainilla
    1 cucharadita de zumo de limón
    250 gr. de dulce de leche

Elaboración
Para la base:

1. Engrasamos nuestro molde con spray desmoldante y precalentamos el horno a 180º. 

2. Batimos la mantequilla a temperatura ambiente con el azúcar a velocidad media hasta que blanquee. Después, añadimos las yemas y la pasta de vainilla y mezclamos. Por último,incorporamos la harina y la sal, batiendo lentamente hasta que se integren. 

3. Distribuimos la masa en la base del molde, aplastando bien con los dedos, un vaso o el dorso de una cuchara. Llevamos a la nevera durante 15 minutos. 

4.Horneamos durante 20-25 minutos, hasta que veamos que la base está dorada y crujiente. La dejamos enfriar sobre una rejilla mientras preparamos el resto de la tarta.


Para la tarta de queso:

1. Ponemos el queso crema en un bol y lo batimos a velocidad media/baja hasta que esté esponjoso y suave. Mezclamos en otro bol la harina y el azúcar y los vamos añadiendo poco a poco, mientras batimos a velocidad mínima. Incorporamos los huevos de uno en uno y, por último, la nata fresca, el zumo de limón y el extracto de vainilla. 

2. Por precaución, volvemos a engrasar los laterales del molde en el que ya tenemos la base, y vertemos el relleno sobre esta. 

3. Como vamos a hornear el cheesecake al baño María, debemos proteger el molde para evitar que entre agua en la tarta. Para eso,forramos el molde (la parte inferior y los laterales, dejando al descubierto la parte superior) con  varias capas de papel de aluminio y lo colocamos dentro de una bandeja apta para horno. Calentamos agua y la vertemos sobre la bandeja de horno, rodeando nuestro molde hasta aproximadamente la mitad de su altura. Introducimos la bandeja con el agua y el molde en el horno precalentado a 180º, a altura media, durante 40 minutos. En este momento, deberíamos poder ver que la tarta ha cuajado. Bajamos la temperatura a 150º y horneamos durante unos 20/25 minutos más, hasta que la superficie esté dorada pero siga algo blandita por el centro. 

4. Apagamos el horno y dejamos enfriar la tarta dentro del mismo, con la puerta entreabierta, durante una hora para evitar que cambios bruscos de temperatura hagan que se agriete. Después, la sacamos y la dejamos enfriar completamente sobre una rejilla (dentro del molde). Cuando esté fría, la llevamos a la nevera durante mínimo 6 horas o, idealmente, toda la noche. 

5. Para desmoldar la tarta, pasamos una espátula alrededor del borde del molde para ayudar a que se despegue. Antes de servirla, ponemos el dulce de leche en la parte superior, con ayuda de una espátula o una boquilla redonda como he hecho yo.



¡No me digáis que no os está llamando esta tarta! Es una completa perdición... Espero que la hagáis y la disfrutéis tanto como yo...


Un beso y hasta el próximo post,

Eva.

8 comentarios:

  1. Hola! Qué pinta más buena! Esperamos que cuando la hagamos nos quede tan bien como a ti! Besis

    ResponderEliminar
  2. Tiene una pinta espectacular¡¡¡Las fotos geniales¡¡¡

    ResponderEliminar
  3. Espectacular e Impecable Trabajo!!! Un Abrazo desde Merida Venezuela. DIOS te Bendiga.

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué buena pinta! ojalá se pudiera mandar un trocito por email, seguro que está buenísimo y las fotos preciosas.

    ¡Besos!

    www.porlasnubescocinando.com

    ResponderEliminar
  5. Que cheesecake más rico Eva, me encanta el dulce de leche así que esta tarta tiene que estar riquísimo.
    Un saludo :)

    ResponderEliminar
  6. Buenas aqui en usa no se que es nata fresca me podria dar otro nombre por favor o es nata de montar ??? Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! También se la conoce como "creme fraiche" y es la ideal para esta tarta. Si no la encuentras, puedes usar nata para montar, con un % alto de grasa mejor...

      Eliminar
  7. menuda bomba de tarta¡¡¡ tengo que probarla¡¡¡¡¡
    besos crisylaura

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por tu comentario, me hace muchísima ilusión recibirlos!

SUBIR