Layer cake de chocolate blanco con moras y arándanos

07 junio, 2016

Con esta layer cake de chocolate blanco con moras y arándanos creo que doy por terminada la temporada de tartas hasta después del verano... Y es que, con estos calores, dentro de nada nos va a dar pánico encender el horno, pero creo que la última ocasión debe ser con algo especial, y esta tarta podría serlo, ¿no os parece?

Se trata de un bizcocho de chocolate blanco del libro "Boutique de Pastelería" de Peggy Porschen, que ya utilicé hace tiempo en la Naked cake de mandarina, cubierto y relleno con una crema de mantequilla de merengue suizo (swiss meringue buttercream, SMBC) también de chocolate blanco, y acompañado de moras y/o arándanos. 

Si no os gustan las cremas de mantequilla, y aún siendo la SMBC menos pesada que las cremas de mantequilla tradicionales, podéis probar la crema de queso que utilicé en los cupcakes de frambuesa.

¡Vamos con la receta!

LAYER CAKE DE CHOCOLATE BLANCO CON MORAS Y ARÁNDANOS
Ingredientes
(Para 2 moldes redondos desmontables de 15 cm.)
Para el bizcocho:
    125 gr. de chocolate blanco
    170 ml. de leche entera
    250 gr. de azúcar blanco
    105 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
    2 huevos L
    215 gr. de harina
    1 cucharadita de levadura
    1 pizca de sal

Para la swiss meringue buttercream y decoración:
    180 gr. de claras de huevo (aprox. 5 claras)
    280 gr. de azúcar
    440 gr. de mantequilla a temperatura ambiente 
    100 gr. de chocolate blanco
    Unas gotas de colorante alimentario en gel violeta
    125 gr. de moras y/o arándanos

Elaboración
Para el bizcocho:

1. Precalentamos el horno a 160º y engrasamos los dos moldes con spray desmoldante. También os recomiendo que forréis la base de los mismos con papel de horno. 

2. Ponemos en un cazo al fuego el chocolate blanco, la mitad del azúcar (125 gr.) y la leche, removiendo constantemente hasta que comience a hervir. Retiramos del fuego. 

3. En el bol de la batidora, batimos la mantequilla con el resto de azúcar a velocidad media/alta hasta que blanquee y esté esponjosa. 

4. Incorporamos los huevos uno a uno. 

5. Tamizamos la harina, la sal y la levadura juntas y las añadimos poco a poco, batiendo a mínima velocidad, hasta que se integre. Después, vertemos la mezcla de chocolate en forma de hilo. 

6. Cuando la masa este lisa, la repartimos entre los dos moldes y horneamos durante 35/40 minutos o hasta que si pinchamos en el centro con una brocheta, esta salga limpia. 

7. Dejamos enfriar 10 minutos en el molde y después completamente sobre una rejilla. Envolvemos en papel film y los dejamos en la nevera hasta el día siguiente.


Para la swiss meringue buttercream:

1. Derretimos el chocolate blanco en el microondas y reservamos. 

2. Ponemos las claras y el azúcar en un cazo al baño María hasta que el azúcar se disuelva. Si tenéis termómetro de cocina, esto sucederá cuando alcance los 60º. Debemos remover sin parar para que las claras no cuajen. 

3. Pasamos las claras al bol de la batidora y montamos la mezcla, a velocidad media al principio y alta después, con varillas o el accesorio globo de nuestro robot de cocina. Tarda muuuucho tiempo ya que las claras al calentarse tardan más en subir, y si son pasteurizadas (como es mi caso), más todavía... Los 10/15 minutos no os los quita nadie... 

4. Cuando el merengue esté liso y brillante y forme picos blandos (no es necesario que esté excesivamente firme), añadimos la mantequilla en trocitos. En este momento el merengue ya debe haberse enfriado por el paso del tiempo, pero debemos comprobar que esto es así ya que, si no, la mantequilla se derretirá y provocará un pequeño desastre en nuestra crema. 

5. Al poco de incorporar la mantequilla la crema se pone muy fea, como si se hubiese cortado, pero es normal. Si seguimos batiendo, se arreglará y al cabo de unos 8/10 minutos batiendo a velocidad alta obtendremos un crema súper sedosa y de lo más agradable para cubrir nuestra tarta. Incorporamos el chocolate blanco y batimos hasta que se integre. Apartamos la mitad de la crema y a la otra mitad le añadimos un poco de colorante violeta. De esta forma, tendremos una parte de SMB blanca y otra violeta.



Para la decoración:

1. Si es necesario, nivelamos los bizcochos, aunque yo los he usado tal cual, ya que no suben mucho en el horno. Cogemos el primer bizcocho y lo colocamos en un stand giratorio, plato o donde vayamos a decorar la tarta. Le ponemos encima una capa de crema violeta y unas moras o arándanos. Colocamos el segundo bizcocho encima.

2. Aplicamos una capa "sujeta migas" de crema blanca. Se trata de cubrir la tarta con una capa finita de crema que retenga las migas para permitirnos trabajar más cómodamente con la crema. La llevamos a la nevera durante 15/30 minutos.

3. Ahora cubrimos la tarta con una capa más gordita de crema y la vamos alisando con una espátula o una paleta alisadora. Después, la llevamos a la nevera durante una hora para que se endurezca y, cuando apliquemos en el exterior la crema violeta, no se nos mezclen los colores.

4. Cuando se haya enfriado bien la capa blanca, aplicamos una capa de crema violeta (más fina que la blanca) y volvemos a alisar la tarta con nuestra espátula o una paleta alisadora. A continuación, cogemos una rasqueta tipo peine (yo uso esta), y la pasamos por todo el contorno de la tarta. Las púas arrastrarán una parte de la capa violeta y a través de los surcos, se podrá ver la crema blanca de la capa interior.

5. Para decorar la parte superior, colocamos unos cuantas moras y/o arándanos más. Yo, además, he utilizado unos suspiros de merengue que me habían sobrado del Eton mess de moras y unos restos de puntillas de glasa elástica de las galletas "ventana" de dulce de leche.



¡Espero que os haya gustado mi última propuesta de tarta! La próxima entrada ya vendrá con una receta más fresquita... ;-)


Un beso,

Eva.

13 comentarios:

  1. Tiene que estar deliciosa, y la decoración de 10!!!! Me chifla el color lila y aún me hace esta tarta más apetitosa.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Preciosa y combinación perfecta!!

      Eliminar
    2. Preciosa y combinación perfecta!!

      Eliminar
    3. Muchas gracias, Jessica! Me alegro de que te guste! A mí también me encanta el lila... :)

      Eliminar
  2. Que tarta más bonita Eva, me tiene enamorada desde que la vi en Instagram. El corte es perfecto.
    Un saludo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Marta! A mí es que me encantan las layer cakes, dan tanto juego...
      Un abrazo!

      Eliminar
  3. Un cachito ahora mismo para desayunar me vendría bien....que pintaza de tarta!!!
    saludos!!!

    ResponderEliminar
  4. Además de ser súper bonito, con ese color que me encanta, tiene que estar de vicio!^^
    Qué buena combinación la del chocolate blanco y las moras y arándanos..Aunque el chocolate blanco pega con todo, que está buenísimo!
    Un besote guapi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te guste, Kim! A mí es una combinación que me encanta...
      Muchas gracias y un beso!

      Eliminar
  5. Hola! I love the cake you've created, it's really gorgeous :) Do you provide an English translation for the recipe?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hi! I am really happy that you like it! I don't have a translation, but... have you tried with Google Translate? I know the translation is not perfect, but I could help you with any doubt, ok?
      Thank you!

      Eliminar

¡Muchas gracias por tu comentario, me hace muchísima ilusión recibirlos!

SUBIR