Eton mess de moras

01 junio, 2016

Existen varias teorías sobre el origen del Eton Mess, pero la que más gracia me hace es la que cuenta la historia de que un perro labrador se sentó encima de lo que iba a ser una pavlova, y convirtió ésta en un batiburrillo de nata, fruta y trozos de merengue seco

Historias aparte, se trata de un postre típicamente inglés y que se sirve en el torneo anual de críquet del prestigioso colegio Eton. De hecho, se supone que fue en la celebración de uno de estos campeonatos de los años 30 en el que tuvo lugar el desafortunado (o no tanto) suceso... Digo lo de "no tanto" porque, gracias al supuesto can y su hazaña, hemos descubierto este postre tan fácil y delicioso...

Aunque la receta original suele llevar fresas y nata, en nuestro caso vamos a utilizar moras y enriqueceremos la nata con yogur griego, para darle un toque extra de frescor y acidez. Sobre el merengue, podéis usarlo comprado si tenéis poco tiempo, pero os recomiendo que probéis a hacerlo en casa, ¡os va a encantar! 

Para elaborar esta receta, he utilizado azúcar fino Sidul, que está hecho 100% con caña de azúcar y, al ser más fino (el grano es más pequeño), se disuelve mejor, evitando grumos o aglomeraciones. Por eso es perfecto para Pastelería y Bizcochos y, también, es ideal para hacer tanto el merengue como la nata montada que necesitamos para preparar nuestro postre de hoy. 


ETON MESS DE MORAS
Ingredientes
(Para aprox. 6-8 raciones)
Para los suspiros de merengue:
    75 gr. de claras de huevo (aprox. 2 claras L)
    1/4 cucharadita de cremor tártaro (o unas gotitas de limón)
    Colorante alimentario en gel o pasta violeta (opcional)

Para la crema de nata y yogur:
    4 yogures griegos azucarados (aprox. 460 gr.)
    500 gr. de nata para montar muy fría
    200 gr. de moras

Elaboración

1. Comenzamos preparando los suspiros de merengue el día anterior. Ponemos en el bol de nuestra batidora las claras y el cremor tártaro o zumo de limón y comenzamos batiendo con varillas a velocidad media. 

Cuando las claras comiencen a formar espuma y ponerse blancas, incorporamos el azúcar poco a poco y subimos a velocidad media/alta. Continuamos batiendo hasta que el merengue esté firme y brillante. 

Para comprobar si está listo, introduciremos una espátula en el merengue y lo levantaremos: si se forma un pico firme, que no se cae, estará listo. Añadimos el colorante alimentario (opcional) y lo mezclamos bien.

Precalentamos el horno a 80º y preparamos una bandeja de horno con papel sulfurizado. Con una manga pastelera y una boquilla de estrella o redonda vamos formando montoncitos de merengue (también podemos hacerlo simplemente con una cuchara). Horneamos durante aproximadamente dos horas, dependiendo del tamaño (yo los tuve 2 horas y cuarto). Cuando vayamos a sacarlos del horno, tenemos que comprobar que se despegan bien de la bandeja, ya que si no, no se habrán secado bien y acabarán con una textura chiclosa.

Los dejamos enfriar completamente dentro del horno apagado, preferiblemente hasta el día siguiente.


2. Pasamos a preparar la crema de nata y yogur. Vertemos la nata (muy fría) en un bol y, con una batidora de varillas, batimos a velocidad media hasta que comience a coger consistencia (cuando las varillas empiecen a dejar sutiles marcas). Entonces, vamos añadiendo el azúcar poco a poco y seguimos batiendo hasta que monte. En ese momento, veremos que las varillas dejan surcos que no se cierran en la nata y que no se mueve. Este proceso puede tardar unos 4 ó 5 minutos aproximadamente. Eso sí, no debemos pasarnos de batido, pues corremos el riesgo de que la nata se convierta en mantequilla.

Con cuidado incorporamos la nata montada al yogur, haciendo movimientos envolventes con una espátula, hasta que se mezcle bien. Procuraremos no perder el aire que hemos incorporado durante el montado de la nata y que nos proporcionará una textura tipo mousse.


3. Montamos nuestro Eton Mess. Cogemos los vasitos o copas en los que lo vayamos a servir y alternamos moras, merengues y la crema de nata y yogur. No hace falta que sigamos ningún patrón en concreto, ¡recordad que el postre se llama Eton Mess (=desastre)!

Notas

    Sobre el tema de la nata montada, como veis, yo no he utilizado azúcar glacé en esta ocasión porque no necesitaba una nata excesivamente firme. Si se tratase de hacer nata, por ejemplo, para relleno de tartas o roscones, en ese caso sí deberíamos utilizar azúcar glacé ya que incorpora en su elaboración un poco de almidón que ayuda a estabilizar la nata.

    Los merenguitos se deben conservar en una lata o recipiente hermético. Con esta receta obtendréis unos 80 (dependiendo del tamaño) así que os sobrarán algunos que podéis utilizar como decoración de tartas o simplemente como snack. ¡Son un vicio!


Como veis, es un postre muy fácil de preparar, súper fresquito y que, con una presentación bonita, puede quedar muy vistoso. Elegid unos tarritos monos, unos lazos rústicos y, si tenéis a mano, unas florecillas (libres de pesticidas), ¡y tendréis en vuestra mesa un postre precioso y riquísimo!


¡Espero que os haya gustado!

Un beso,

Eva.

14 comentarios:

  1. Uy! Que pinta tiene, no había oído nunca hablar de el, pero me lo apunto que tengo muuuuchos merenguitos hechos. Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jeje, pues sí, te viene genial para darles salida!
      Gracias y un beso, Cris!

      Eliminar
  2. La pinta.. espectacular y las fotos.. incríbles :O Enhorabuena!! Buscaré tiempo para probarlos ;) Un besito Eva

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te guste, Victoria! Muchas gracias y un besote!

      Eliminar
  3. Hola! Acabo de conocer el blog y me quedo por aqui. Me.encanta la receta.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la visita y bienvenida, Jessica! Muchas gracias!
      Bs.

      Eliminar
  4. Ficou lindo , adorei que levasse amoras é um fruto que adoro

    ResponderEliminar
  5. Jajajaja no conocía la historia ni el postre, que curioso. Es una preciosidad, los tonos fabulosos y bueno la estética y la fotografía una pasada.

    Un abrazo guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, verdad? La historia es curiosa, jeje... pues creo que precisamente se toma por esta época.
      Muchas gracias! me alegro de que te guste!
      Besos.

      Eliminar

¡Muchas gracias por tu comentario, me hace muchísima ilusión recibirlos!

SUBIR