Helado de Baileys con caramelo

03 julio, 2018

Siempre me propongo hacer helados antes de que llegue el calor extremo para evitar los agobios al fotografiarlos (es todo un reto hacerle fotos a un helado a 37º), pero al final me he liado y no he podido hacer antes este helado de Baileys. 

No obstante, creedme cuando os digo que la espera ha merecido la pena... Es cremoso, con saborcito a esta deliciosa crema irlandesa de licor de whisky y con un caramelo también de Baileys. Está buenísimo solo, por supuesto, pero también me encanta tomarlo en "affogato", es decir, sumergido en un café espresso, ¡la combinación es brutal!

¿Os cuento cómo prepararlo? ¡Pues vamos!

HELADO DE BAILEYS CON CARAMELO
Ingredientes
Para el caramelo de Baileys:
    75 gr. de azúcar
    15 gr. de mantequilla
    125 gr. de nata para montar
    25 gr. de Baileys
Para el helado:
    750 gr. de nata para montar muy fría
    175 gr. de azúcar glacé
    75 gr. de Baileys

Elaboración
Para el caramelo de Baileys:

1. Ponemos en un cazo a fuego medio/bajo el azúcar con la mantequilla, hasta que se derritan y comience a formarse el caramelo.

2. Calentamos la nata con el Baileys en el microondas. Retiramos el cazo del fuego y, con mucho cuidado, incorporamos la nata con el Baileys al cazo. Mucho cuidado con quemarnos ya que burbujea muy fuerte.

3. Volvemos a llevar al fuego unos minutos hasta que coja consistencia (recordad que al enfriarse espesa más). Reservamos.

Para el helado:

1. Ponemos en el bol de nuestra batidora la nata (muy fría), el azúcar y el Baileys y comenzamos a montarlo con una batidora de varillas o el accesorio globo de la Kitchen Aid. Empezamos a velocidad baja al principio y en un par de minutos subimos a media/alta hasta que esté montada (no tiene que estar excesivamente firme).

2. Mantecamos en la heladera unos 20/30 minutos o el tiempo que indique el fabricante.

3. Una vez mantecado, lo pasaremos a un recipiente hermético alternando capas de helado y rayas de caramelo, de forma que quede un efecto veteado al servirlo.

4. Llevamos el helado al congelador un par de horas y ¡listo para degustar!

NOTA: si no tenemos heladera, durante las 3 o 4 primeras horas de congelación, sacaremos el helado cada media hora y lo removeremos con un tenedor para evitar la formación de cristales de hielo.


Es el helado perfecto para una comida familiar de domingo, por ejemplo, seréis la envidia de vuestra suegra, jeje... Si lo hacéis, recordad etiquetarme en Instagram para que os comparta en mis Stories... ¡Espero que os animéis!

Un beso,

Eva

0 comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por tu comentario, me hace muchísima ilusión recibirlos!

SUBIR