Cheesecake de lima y té matcha

19 junio, 2018

Como casi todos los años, al menos en Madrid, el calor ha venido de golpe y sin darnos tiempo a asimilarlo. Hace tres días estábamos a 16º y hoy estamos a más de 30º... Total, que con este tiempo no apetece mucho encender el horno y, como no queremos renunciar al postre (¿verdad?), pues tenemos que buscar alternativas...

Esta cheesecake de lima y té matcha es súper fácil de hacer y lleva muy poco tiempo (aparte del tiempo de cuajado en la nevera). Es súper suave y cremosa, fresquita a más no poder por el toque de lima y algo exótica por el té matcha. Si no os he convencido, tendréis que probarla y seguro que me dais la razón... :)

¡Empezamos!


CHEESECAKE DE LIMA Y TÉ MATCHA
Ingredientes
(Para un molde redondo desmoldable de 15 cm. de diámetro y 8 cm. de alto)
Para la base:
    130 gr. de galletas tipo Digestive
    55 gr. de mantequilla
Para el relleno:
    6 hojas de gelatina
    540 gr. de queso crema
    400 gr. de nata para montar fría
    75 gr. de nata para montar 
    175 gr. de azúcar
    2 o 3 cucharaditas de té matcha
    Colorante alimentario verde
    200 gr. de creme fraiche (nata fresca)
    Zumo de dos o tres limas

Elaboración
Para la base:
1. Engrasamos nuestro molde y colocamos una tira de acetato de 8/10 cm. de altura alrededor del mismo. La tira de acetato nos va a permitir darle más altura a la tarta y, además, nos ayuda a obtener un desmoldado más limpio.

2. Trituramos las galletas hasta convertirlas en migas. Derretimos la mantequilla en el microondas y la mezclamos con las galletas.

3. Colocamos las migas de galleta en la base del molde y presionamos con los dedos para que se prense bien. La llevamos al congelador mientras preparamos el relleno.


Para el relleno:

1. Ponemos a hidratar la gelatina en un poco de agua fría.

2. Comenzamos a batir, con el accesorio pala de nuestro robot de cocina, el queso con el azúcar, primero a velocidad lenta y después media/alta. Cuando haya comenzado a blanquear y esté esponjosa, añadimos la creme fraiche y, poco a poco, el zumo de lima.

3. Calentamos los 75 gr. de nata en el microondas (30 o 60 segundos deberían ser suficientes) y disolvemos la gelatina (previamente escurrida) en ella. Después, la incorporamos poco a poco a la crema de queso.

3. Batimos los otros 400 gr. nata hasta que esté semimontada (no debe estar demasiado firme) con el accesorio globo o una batidora de varillas.

4. Con ayuda de una espátula vamos mezclando la nata con la crema de queso, haciendo movimientos envolventes. Cuando esté bien integrada, separamos la masa en dos. A una de las mitades, le añadimos el té matcha y el colorante alimentario verde (opcional) y mezclamos bien. Después, vamos alternado las dos masas en el molde, sobre la base de galletas que teníamos en el congelador, de forma que vayan quedando partes blancas y verdes alternativamente.

5. Dejamos cuajar en la nevera hasta el día siguiente. Desmoldamos, retiramos el acetato y ¡lista para disfrutar! 



Como veis, es una receta súper refrescante y veraniega, ¡no os podéis imaginar lo rica que está! Es súper cremosita y una delicia. Por cierto, si no tenéis té matcha, podéis hacerla solo de lima, que está buenísima también.


¡Espero que os haya gustado!

Un beso,

Eva.

7 comentarios:

  1. Eva tiene una pinta deliciosa. Solo una pregunta: yo encuentro el té matcha muy fuerte. Queda tambien fuerte en el pastel? O el guso queda bastante rebajado con el queso? Un besazo y felicidades

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Consol! No, con estas cantidades queda muy suave... de todas formas, por si acaso, yo te recomendaría que fueras añadiendo el te poco a poco y probando, y en el momento que te guste el punto, deja de añadir. O, si no, hazla solo de lima, que está buenísima tal cual! Ya me contarás... Muchas gracias y un besote!

      Eliminar
    2. Vale ya te diré. Utilizaré el té porque lo tengo. Y me fio de ti y de tus recetas. Di he hecho alguna, son deliciosas. Por cierto mi cuñada me lleva mi facebook y mi instagram y me dice que está enamirada de tus fotos, que son todo elegancia. Y tiene razón.

      Eliminar
    3. Ay, muchísimas gracias, Consol! Y a tu cuñada también... Besitos!

      Eliminar
  2. Que cheesecake más rico Eva. Me encanta usar el te matcha en repostería además de que deja un color de lo más divertido :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, a mí me encanta!! Solo no me gusta, pero en postres da un toque buenísimo... Gracias, Marta!

      Eliminar
  3. Hola Eva, que delicia de receta. ¿Dónde se puede conseguir la creme fraiche? Gracias

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por tu comentario, me hace muchísima ilusión recibirlos!

SUBIR