Cannoli siciliani

22 mayo, 2018

Los cannoli siciliani son unos dulces, como su nombre indica, típicos de Sicilia y que, en origen, se consumían en la época de Carnaval. Consisten en una masa frita en forma de canutillos rellena, en su versión más tradicional, con una crema de ricotta aromatizada con naranja.

A pesar de sus orígenes, pueden encontrarse en cualquier época del año en muchos otros sitios de Italia. De hecho, yo los probé por primera vez en Roma y fue amor al primer mordisco...


CANNOLI SICILIANI
Ingredientes
Para la masa:
    275 gr. de harina
    30 gr. de azúcar
    1 cucharada de cacao
    1 cucharadita de canela
    1/2 cucharadita de sal
    75 ml. vino Marsala o Moscatel
    1 huevo L
    50 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
    Aceite de girasol o de oliva suave para freir
Para el relleno:
    500 gr. de queso ricotta
    150 gr. de azúcar glacé
    1/4 cucharadita de canela
    1/2 cucharadita de pasta de vainilla
    1/2 cucharadita de ralladura de naranja
Para la decoración:
    Chocolate negro fundido
    Pistachos picaditos
    Azúcar glacé

Elaboración
Para la masa:

1. Comenzamos batiendo la mantequilla con el azúcar. A continuación, añadimos el huevo, la canela, la sal y la harina y mezclamos hasta que se formen una especie de migas.

2. Vamos incorporando el vino y mezclando hasta que la masa se despegue de las paredes del bol. Entonces la volcamos sobre la encimera kigeramente enharinada y amasamos durante unos 5 minutos. Después, la tapamos con papel film y la llevamos a la nevera durante un mínimo de 4 horas (lo ideal sería hacerla el día anterior y dejarla reposar toda la noche).

3. Pasado ese tiempo, estiramos la masa con un rodillo hasta que tenga un grosor de unos 2 mm. Es importante que esté fina para que los cannoli queden crujientitos. Con un cortador redondo de 10 cm. cortamos círculos de masa. Engrasamos los tubos para cannoli o moldes de canutillo con spray desmoldante y enrollamos los círculos de masa sobre los mismos. Para pegar los extremos, ponemos una gotita de agua con el dedo. 

4. Freímos los cannoli en abundante aceite caliente. Si la masa está en su punto, notaremos que se forman burbujitas en la superficie de los cannoli.

5. Después, los dejamos escurrir sobre papel de cocina. Esperamos unos minutos, retiramos los tubos de la masa y repetimos la operación hasta terminar con todos los cannoli.


Para el relleno:

1. La noche anterior ponemos a escurrir el queso ricotta sobre una gasa o un colador muy fino en la nevera.

2. Al día siguiente, batimos el ricotta con el azúcar glacé hasta que se integre. Después, añadimos la canela, la pasta de vainilla y la ralladura de naranja.

Para la decoración:

1. Cogemos los cannoli y sumergimos los extremos en chocolate derretido, después le ponemos unos pistachos troceaditos sobre el mismo.

2. Montamos una manga pastelera con una boquilla de estrella abierta (por ejemplo la 4B de Wilton) y rellenamos los cannoli.

3. Espolvoreamos los cannoli con azúcar glacé y los servimos.


Notas
    Aunque en las recetas en las que me he basado (ver a continuación) solamente se indica una hora de reposo para la masa, yo necesité bastante más tiempo. La tuve "descansando" unas cuatro horas y, de todas formas, me resultó bastante complicada de trabajar. Por eso os recomiendo que la preparéis la noche anterior. Esta masa necesita reposo para que se pueda manejar. Si no ha reposado lo suficiente, se encogerá y nos resultará muy difícil estirarla.

    Es muy importante que estiremos la masa muy finita, si no, los cannoli no quedarán crujientes.

    Los cannoli deben rellenarse justo en el momento de servirlos, para que no se ablanden. Si los rellenamos con demasiada antelación, la masa se humedecerá y no será lo mismo...
Fuente: Receta adaptada de Megasilvita y Bavette.


Y nada más por hoy, ¡espero que os hayan gustado estos cannoli!


Un beso,

Eva

0 comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por tu comentario, me hace muchísima ilusión recibirlos!

SUBIR