Helado de mango y frambuesa

18 julio, 2017

Ahora que llega el calor (o calorazo, dependiendo del sitio) empiezan a apetecer comidas más fresquitas. Las neveras se llenan de gazpachos y frutas de temporada y las temperaturas hacen que temblemos solo de pensar en la posibilidad de encender el horno o la cocina. 

Otro de los grandes aliados para sobrellevar mejor la época estival son los helados, sobre todo si son caseros. El primero que preparo esta temporada es este helado de mango y frambuesa.

La receta está adaptada de ésta, aunque yo no le he añadido agua, le he puesto la mitad de leche condensada que la original (¡y ya me parece suficiente!) y, a cambio, algo más de mango y crème fraîche (nata fresca). Ah, y por cierto, la original no usa heladera aunque yo, como ya la tenía, decidí aprovecharla...


HELADO DE MANGO Y FRAMBUESA
Ingredientes
    700 gr. de mango (ya pelado)
    300 gr. de nata fresca (crème fraîche)
    150 gr. de leche condensada
    100 gr. de frambuesas

Elaboración

1. Cortamos el mango en trocitos. 

2. Ponemos el mango cortado, la nata fresca y la leche condensada en el recipiente de nuestra batidora y trituramos todo junto hasta que esté bien uniforme.

3. Enfriamos un par de horas en la nevera.


4. Pasamos la mezcla a la heladera y mantecamos durante 30 minutos (o el tiempo que indique el fabricante). Cuando llevemos 20 minutos de mantecado añadimos las frambuesas troceaditas. 

5. Después, ponemos el helado en un recipiente apto para el congelador y lo dejamos mínimo seis horas. 

6. Cuando vayamos a tomarlo, sacamos el helado unos quince minutos antes para que se ablande un poco y nos resulte más fácil servirlo.



Si no os gusta encontraros los tropezones de las frambuesas o preferís una versión más dulce, podéis utilizar un coulis rápido, como el que hice para el helado de yogur griego, o directamente poner un poco de mermelada de frambuesa en lugar de las frutas frescas. 

Además, como os decía al principio, la receta original no utiliza heladera. Si vosotros no tenéis, o no os apetece usarla, podéis llevar directamente el helado al congelador una vez mezclados todos los ingredientes. 

Lo que sí os recomiendo en ese caso (aunque no lo diga la receta original) es que cada media hora durante las 2 o 3 primeras horas de congelado, lo saquéis y lo batáis con un tenedor o unas varillas para evitar que se cristalice.


Y nada más por hoy, ¡nos vemos en la siguiente receta!


Un beso,

Eva

4 comentarios:

  1. Ahora sí que sí....!!! Esta la hago seguro!!! Tiene una pinta estupenda, es (parece) facilísima y me encantan los ingredientes! Y el helado es mi debilidad.
    Gracias por compartirla...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué bien! Pues espero que te guste! :) Gracias a ti...

      Eliminar
  2. Eva, me encanta la receta! El helado tiene una pintaza que dan ganas de armarse con una cuchara y no dejar nada! ;)
    Pero lo que me ha gustado aún más son las fotos, que chulada Eva...los colores, la composición, y la forma tan original de presentar el helado en las sartenes de hierro...¡Me han encantado!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te guste, María! Mil gracias por tu comentario... :)

      Eliminar

¡Muchas gracias por tu comentario, me hace muchísima ilusión recibirlos!

SUBIR