Panacota de nutella y chocolate blanco

19 julio, 2016

Ay, ¡qué rica está esta panacota de nutella y chocolate blanco! Si de por sí está rica la panacota tradicional ("panna cotta" en italiano), esta receta ya es para morirse… Para mi gusto tiene la textura perfecta; suficientemente firme como para que mantenga la forma, pero a la vez algo “temblorosa” e hiper cremosa en el paladar… No sé si os pasado alguna vez, pero he probado cada panacota por ahí que parece más una gelatina de nata que este tradicional postre italiano. Con esta receta eso no os va a suceder...

Como veis yo la he preparado a rayas, intercalando capas de panacota de nutella y capas de panacota de chocolate blanco (en el apartado “Elaboración” os explico cómo), pero si queréis invertir menos tiempo, podéis prepararlas solo de un sabor en vasitos separados o poner solo dos capas más gorditas en lugar de cuatro. Eso lo dejo a vuestra elección pero, sea como sea, ¡tenéis que hacerla!

¡Empezamos!



PANACOTA DE NUTELLA Y CHOCOLATE BLANCO
Ingredientes
(Para 6 panacotas)
Para la panacota de Nutella:
    275 gr. de nata para montar
    125 gr. de leche entera
    180 gr. de Nutella
    3 hojas de gelatina

Para la panacota de chocolate blanco:
    275 gr. de nata para montar
    125 gr. de leche entera
    180 gr. de chocolate blanco
    3 hojas de gelatina

Elaboración

1. Engrasamos nuestros moldes con spray desmoldante. 

2. Comenzamos a preparar la panacota de Nutella. Para ello, en primer lugar ponemos a hidratar la gelatina en un poco de agua fría. Después, ponemos el resto de ingredientes en un cazo a fuego medio, durante unos 10-15 minutos sin que llegue a hervir y removiendo para que no se nos pegue. Retiramos del fuego y añadimos la gelatina muy bien escurrida. Mezclamos con una cuchara unos 30-45 segundos hasta que se disuelva completamente.

3. Pasamos la mezcla de Nutella a una jarra y distribuimos la mitad entre los seis moldes (primera capa). Reservamos la otra mitad de la mezcla y llevamos los moldes al congelador durante 20 minutos.

4. Mientras, pasamos a preparar la panacota de chocolate blanco de la misma manera que hemos hecho con la de Nutella. Hidratamos la gelatina en un poco de agua fría. Después, ponemos los otros ingredientes en un cazo a fuego medio, durante unos 10-15 minutos sin que llegue a hervir y removiendo para que no se nos pegue. Retiramos del fuego y añadimos la gelatina muy bien escurrida. Mezclamos con una cuchara unos 30-45 segundos hasta que se disuelva completamente.


5. Pasamos la mezcla de chocolate blanco a otra jarra y distribuimos la mitad entre los seis moldes (segunda capa), encima de la capa de Nutella, que ya habrá cuajado. De nuevo, reservamos la otra mitad de la mezcla y llevamos los moldes al congelador durante 20 minutos.

6. Pasado este tiempo, vertemos el resto de la mezcla de Nutella sobre la capa anterior de chocolate blanco (tercera capa) y llevamos de nuevo al congelador 20 minutos.

7. A continuación, vertemos el resto de la mezcla de chocolate blanco sobre la capa anterior de Nutella (cuarta y última capa) y llevamos a la nevera hasta la mañana siguiente.

8. El desmoldado dependerá de los moldes que hayamos utilizado:

- Si son moldes de silicona (opción más fácil), simplemente les damos la vuelta y presionamos ligeramente la base para que salgan las panacotas. Si se resisten, podemos pasar con cuidado una espátula o un cuchillo alrededor de las mismas.

- Si son flaneras rígidas, pasaremos un cuchillo alrededor de las panacotas y les daremos la vuelta dando un golpe seco. Si no salen, podemos sumergir los moldes durante unos segundos en una bandeja con agua caliente a unos 2 o 3 cm (poco tiempo para que no se derritan).

- Si son moldes de mini bundt, como los míos, no podemos introducir un cuchillo hasta el fondo ya que estropearíamos las formas del bundt. Pero sí que pasaremos un palillo o punta de un cuchillo justo por los extremos para separar la capa exterior del molde y facilitar la salida de las panacotas. Después, introduciremos, como en el caso de las flaneras rígidas, el molde en una bandeja de agua caliente. Después, lo invertiremos dando un golpe seco y rezaremos para que salgan sin daños... No os voy a engañar, esta es la opción más dificil, pero quedan tan monas... :)

- También podemos utilizar unos vasitos o tarros transparentes y servirlas directamente sin desmoldar.



Las panacotas son un postre ideal para el verano, ya que no requieren horno, y son una buenísima opción para las reuniones familiares o con amigos, puesto que podemos prepararlas el día anterior y olvidarnos de ellas hasta el momento de servirlas. 

Además, no es porque la haya hecho yo, jeje, pero con esta versión de panacota de nutella y chocolate blanco, estoy segura de que triunfaréis entre vuestros invitados... Y lo haréis tanto por el sabor como por la presentación, hacedme caso y ¡poneos manos a la obra!


Un beso,

Eva.

5 comentarios:

  1. Que pancita más rica. Me encanta este postre aunque nunca lo he hecho en casa, me lo apunto.
    Un saludo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes que probarla, Marta, está súper rica! Gracias y un abrazo!

      Eliminar
  2. Me recuerda a la receta de la tarta 3 chocolates solo que en vez de cuajada, se pone gelatina, no???
    Voy a intentar hacerla en un nordic ware...a ver como lo desmoldo!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Pues un poco sí se parece, aunque yo a la tarta le pongo más leche y menos nata... Yo usé un molde de mini bundt de Nordic, pero con uno grande me da un poco de miedo el desmoldado... Ya me contarás si la haces!

      Eliminar
  3. Hola tiene una pinta espectacular, la haré. Pero para hacerla normal que cambiarías de la receta?

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por tu comentario, me hace muchísima ilusión recibirlos!

SUBIR