Tartaletas invertidas de chocolate y speculoos

04 marzo, 2014


Si hay algún ingrediente que me vuelva loca, creo que es la crema de speculoos. Ah, ¿que no la conocéis? Pues el origen de esta crema son unas galletas del mismo nombre que son típicas de Bélgica y alrededores. Llevan una mezcla de especias a base de canela, cardamomo, nuez moscada y jengibre entre otras, que junto con el azúcar moreno, les da un sabor muy especial. En los últimos años se está popularizando además la crema elaborada a base de estas galletas, la famosa crema de speculoos, y os recomiendo que la probéis porque es espectacular… Lo malo es que no es fácil de encontrar en España, aunque creo que se puede conseguir por internet o incluso hacerla en casa.

El caso es que... ¡este fin de semana por fin he conseguido la famosa crema! Y no creáis que ha sido fácil porque compré un bote y me lo secuestraron en el control del aeropuerto de Bruselas… Por mucho que discutí con el guardia diciéndole que eso no era un líquido, que se medía en gramos y no en litros, etc. no hubo forma y me lo quitó sin piedad. Menos mal que nada más pasar el control había una tienda con montañas de botes de speculoos y lo pude volver a comprar (eso sí, al doble de precio…). 

Las tartaletas que os traigo están hechas de una masa quebrada dulce clásica, en la que he sustituido un poco de harina por cacao, y la crema es una especie de ganache de speculoos que no os puede dejar indiferentes... 

A la receta la he llamado “Tartaletas invertidas de chocolate y speculoos” porque de entrada me parecía raro que el relleno de la tartaleta fuese una crema de galleta y que el chocolate estuviese por fuera, cuando normalmente es al revés. Ahora bien, el resultado es buenísimo...

Vamos allá:

TARTALETAS INVERTIDAS DE CHOCOLATE Y SPECULOOS:

INGREDIENTES PARA 6 TARTALETAS DE APROX. 10 CMS:

Para las tartaletas:

- 160 gr de harina de trigo
- 40 gr de cacao puro sin azúcar
- 100 gr de mantequilla fría
- 1 huevo L
- 50 gr de azúcar glacé

Para la crema:

- 300 ml de nata líquida
- 300 gr de crema de speculoos

ELABORACIÓN:

Para las tartaletas:

1. Mezclamos los ingredientes secos (harina, cacao y azúcar) en un bol e incorporamos la mantequilla con la batidora (accesorio pala), o a mano, hasta que obtengamos una especie de migas gorditas. Para obtener un buen resultado en nuestras tartaletas es importante que la mantequilla esté muy fría y no se derrita cuando la incorporemos, por eso solamente amasaremos hasta que se haya integrado, sin insistir demasiado.

2. Batimos ligeramente el huevo y lo incorporamos a la mezcla anterior.

3. Hacemos una bola con la masa, la envolvemos en papel film y la dejamos reposar unos 10 minutos en la nevera.

4. Con ayuda de un rodillo estiramos la masa hasta dejarla en unos 2-4 mm de espesor. Si tenemos rodillo medidor, mejor que mejor, si no, nos toca hacerlo a ojillo. Ya os he contado en la receta de las galletas springerle lo encantada que estoy yo con mi rodillo medidor de Joseph Joseph...

5. Cortamos la masa en seis trocitos y forramos nuestras tartaletas. Pasamos el rodillo o un cuchillo con cuidado por la parte superior de los moldes para deshacernos de la masa sobrante. Metemos las tartaletas en la nevera durante 20-30 minutos.

6. Sacamos las tartaletas y hacemos dos cosas para evitar que nos suban durante el horneado: Primero, hacemos unos agujeritos en la base con un tenedor. Y, segundo, colocamos papel de aluminio en cada tartaleta y algún peso (lentejas, garbanzos, pesos especiales para horneado...). 

7. Horneamos en el horno precalentado a 180º durante 7-8 minutos. En ese momento retiramos los papeles de aluminio y los pesos y volvemos a hornear durante unos 5 minutos o hasta que veamos que están listas. Dejamos enfriar 10 minutos y desmoldamos.

Para la crema: 

1. Ponemos la nata en un cazo hasta que comience a hervir.

2. Vertemos la nata sobre un bol en el que hayamos puesto la crema de speculoos y mezclamos bien hasta obtener una textura homogénea.

3. Rellenamos nuestras tartaletas. Podemos decorarlas como he hecho yo, con un poco de azúcar glacé y cacao, o con unas almendritas o unos sprinkels... Si queremos redondear la jugada, también podemos añadir un poco de nata montada.

Y ya están listas... Os aseguro que son adictivas, de hecho yo tuve que buscarme una víctima para no comérmelas todas del tirón... aunque también os digo que no me faltaron candidatos, jejeje... Bueno, pues nada más, ¡hasta el próximo post! ¡Besos!










10 comentarios:

  1. Tienen una pinta alucinante!!Han de estar ríquisimas! Las tengo en mi lista de pendientes (empieza a ser muy larga esa lista) jejeje
    Besitos!
    Tamara & Gemma.

    elsecretoendulzado.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, chicas! A mí me pasa igual, tengo la lista de pendientes a tope! ;-) jeje... Un besazo.

      Eliminar
  2. Tienen que estar de muerte!!!
    Me la apunto! ;)
    besitossss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Cintia, es que el speculoos es una pasada! Además son súper fáciles de hacer. Gracias y un besín!

      Eliminar
  3. Parecen faciles. Me lo apunto

    B

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo son, lo son, y muy ricas! Gracias por tu comentario!

      Eliminar
  4. Que bonitas y seguro que están riquísimas!!!. El blog es muy bonito y las presentaciones están hechas con mucho gusto. Felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Sugarlove55! Ya ves que estoy empezando, así que comentarios como el tuyo me animan mucho... Un abrazo!

      Eliminar
  5. Tienen muy buena pinta! Lo que echo en falta es un poco de sal en la pasta quebrada... no potenciaría aún más el sabor del especuloos?

    ResponderEliminar
  6. Sí, sí, seguro que le va genial. Como bien dices, una pizca de sal siempre potencia los sabores... Gracias y un beso!

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por tu comentario, me hace muchísima ilusión recibirlos!

SUBIR