Bizcocho de ricotta y almendra

30 mayo, 2018

La sesión de fotos de este bizcocho de ricotta y almendra puede que transmita cierta paz, pero la realidad fue bien distinta, jeje. Está hecha en un pequeño pueblecito del País Vasco Francés. Me había empeñado en hacer las fotos en el exterior, pero estaba cayendo el diluvio universal, ¡nunca había visto llover así! ¡y os lo dice una gallega! Total, que tuve que preparar todo este montaje y hacer las fotos en poco más de 15 minutos. ¡Ah! Pero eso no es todo, la sesión estuvo amenizada por un burro que no paraba de rebuznar, una cabra, dos ocas gritonas y un gato que me miraba con gesto amenazador porque quería abalanzarse sobre la mesa...

Volviendo al tema que nos ocupa, es decir, el bizcocho, os diré que es tan húmedo y esponjoso que casi podríamos decir que está a medio camino entre un bizcocho y una tarta. Precisamente esa humedad natural que tiene, debido a la almendra, hace que se conserve en perfecto estado durante más días que un bizcocho normal (4-5 días tranquilamente).

¡Vamos con la receta!


BIZCOCHO DE RICOTTA Y ALMENDRA
Ingredientes
(Para 2 moldes redondos desmontables de 15 cm.)
    100 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
    200 gr. de azúcar
    5 huevos L
    2 cucharaditas de pasta de vainilla
    Ralladura de 2 limones
    240 gr. de almendra molida
    1 cucharadita de levadura química
    250 gr. de queso ricotta
    Almendras fileteadas para decorar

Elaboración

1. Engrasamos nuestros moldes con spray desmoldante y precalentamos el horno a 180º. Asimismo, ponemos a escurrir el queso ricotta sobre un colador para eliminar el exceso de líquido. 

2. Batimos la mantequilla con el azúcar a velocidad media/alta hasta que blanquee. Después, bajamos la velocidad y añadimos los huevos de uno en uno, así como la pasta de vainilla y la ralladura de limón. La masa en este punto se pondrá un poco fea, pero después se arreglará, ya lo veréis... 

3. Incorporamos la almendra molida y la levadura poco a poco y, cuando la mezcla esté homogénea, incorporamos el queso ricotta.


4. Repartimos la masa entre los dos moldes, la alisamos con una espátula y le ponemos unas almendras fileteadas en la parte superior. 

5. Horneamos a altura media unos 45-50 minutos o hasta que al pinchar con una brocheta, esta salga limpia. Si las almendras se tuestan demasiado, podemos cubrir los bizcochos con un poco de papel de aluminio mientras se hornean. 

6. Dejamos reposar fuera del horno unos 15 minutos, desmoldamos y dejamos enfriar completamente sobre una rejilla.


Fuente: receta adaptada de Earthly Taste


Tenéis que hacerlo, ¡estoy segura de que no os decepcionará!


Un beso,

Eva.

1 comentario:

  1. Pese lo accidentado de la sesión de fotos me han gustado mucho y el bizcocho tiene una pinta increíble :)

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por tu comentario, me hace muchísima ilusión recibirlos!

SUBIR