Bagels caseros

26 abril, 2017

Aunque los bagels son generalmente asociados con Estados Unidos (hasta el punto de que muchas veces oímos hablar directamente de "New York bagels"), en realidad su origen parece remontarse a la comunidad judía de Polonia allá por el siglo XVII. No sería hasta décadas más tarde que fueron introducidos en América por los inmigrantes de dicha comunidad.

Se trata unos panes redondos con agujero central que tienen la peculiaridad de que son hervidos antes de horneados. Este proceso hace que se forme una película exterior que favorece que mantengan mejor la humedad y, de esta manera, se conserven en perfecto estado durante más tiempo.

Las bagels admiten múltiples rellenos, tanto dulces como salados. Yo en esta ocasión los he acompañado de una selección de embutidos ibéricos y una cerveza Alhambra Reserva Roja, la última creación de Cervezas Alhambra. Tal y como lo veis en las fotos, así fue mi comida del pasado domingo... una comida sin prisas, saboreando estos deliciosos bagels caseros y disfrutando de la suavidad del sabor y los matices delicados de cereal tostado y manzana verde presentes en el aroma de esta cerveza de origen granadino...

¡Esta es la receta!

BAGELS CASEROS
Ingredientes
(Para 8 bagels)
    500 gr. de harina de fuerza
    1,5 cucharaditas de sal
    1 sobre de levadura seca de panadería (7 gr.)
    250 ml. de agua templada
    1 huevo L
    1 cucharada de aceite de oliva
    Sésamo, semillas de amapola o almendras laminadas para decorar
    Huevo batido para decorar

Elaboración
1. Mezclamos los ingredientes secos (harina, sal y levadura) en un bol y los reservamos. 

2. En otro bol, batimos el huevo y lo mezclamos con el agua templada y el aceite. 

3. Volcamos los ingredientes líquidos sobre los secos y batimos con accesorio gancho (también puede hacerse a mano) a media velocidad durante unos 10 minutos. En ese tiempo, podremos ver cómo la masa se va volviendo más elástica y manejable. 



4. Sacamos la masa del bol, la ponemos sobre la encimera enharinada, y formamos una bola con ella. La masa pesará aproximadamente 800 y pico gramos, así que la dividimos en 8 porciones de aproximadamente 100 gr. cada una y les damos forma de bolitas. Después, las colocamos sobre una bandeja de horno enharinada, con separación entre ellas, y las dejamos reposar 25 minutos cubiertos con un trapo. 

5. Con cuidado introducimos un dedo en el centro de las bolitas y hacemos un agujero, dándoles la forma tradicional de bagel. Intentad agrandarlo un poco, ya que, si no, al subir la masa, podría desaparecer. Dejamos reposar de nuevo unos 35 minutos.



6. Precalentamos el horno a 230º y, mientras se calienta éste, preparamos un cazo al fuego con agua hirviendo. Herviremos cada bagel un minuto y medio en total, la mitad de tiempo por cada uno de los lados. Podéis hacerlo en tandas de 2 o 3 bagels, según el tamaño de vuestro cazo. 

7. Dejamos que sequen unos 3 o 4 minutos en una rejilla. Pincelamos con huevo batido y ponemos por encima el sésamo, semillas de amapola o almendras laminadas. 

8. Horneamos en la bandeja central durante unos 15 minutos. Dejamos enfriar sobre una rejilla y... ¡a disfrutar!



Fuente: Receta adaptada de Objetivo Cupcake Perfecto

Como habéis visto, es una receta muy fácil y bastante rápida. Si madrugáis un poquito, hasta podéis tenerlos listos para el desayuno y, si sois más de remolonear, como ya os he comentado, también son perfectos para una comida informal y relajada de fin de semana...


Nada más por hoy... ¡Nos vemos en el próximo post!

Un beso,

Eva.

1 comentario:

  1. Son una pasada. Ricos y bonitos.
    Muy parecidos a los pretzels Amish. El proceso también, lo de hervir los antes.
    Un saludo
    Eni

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por tu comentario, me hace muchísima ilusión recibirlos!

SUBIR