Pan de coca cola

22 septiembre, 2015

Suena un poco raro, sí. Pero, si se hace pan de cerveza, ¿por qué no vamos a poder hacer pan de coca-cola? Además, el sabor es muy leve, tanto que no sé si alguien que lo probase a ciegas sería capaz de detectarlo. Notaría quizá un sabor distinto, algo dulce y meloso… Como cuando pruebas algo que está rico, pero no sabes exactamente qué ingredientes lleva…

Este pan está hecho, además de con coca cola, con harina de fuerza, a la que le he añadido aproximadamente un 20% de harina integral de centeno y un poquito de miel para acentuar el dulzor de la coca cola. De todas formas, el resultado no es en absoluto un pan dulce; simplemente tiene unas notas melosas. La miga es consistente pero esponjosa. Está riquísimo tanto fresco el primer día, como tostado los días posteriores, y lo podéis acompañar de lo que queráis: mantequilla, miel, aceite, jamón, queso, tomate...

Para elaborarlo, he seguido casi al pie de la letra el procedimiento que describe a la perfección Sylvain, de Dulce Tradicción en la receta de pan rústico del blog de Megasilvita, aunque alterando los ingredientes de la manera que os contaba antes.

Que me perdonen los panarras si cometo alguna aberración, pero es mi primer pan casero... Mi siguiente objetivo será probar a hacerlo con masa madre, pero eso ya es otro capítulo…




PAN DE COCA COLA

INGREDIENTES:

Para el prefermento:

- 35 gr. de agua
- 3 gr. levadura fresca de panadero
- 65 gr. harina de fuerza

Para la masa:

- El prefermento anterior
- 400 gr. harina de fuerza
- 100 gr. harina integral de centeno
- 1 lata de Coca-Cola (33 cl.)
- 10 gr. de sal
- 15 gr. levadura fresca de panadero
- 1 cucharada (15 ml.) de miel


ELABORACIÓN:

Antes de nada, es importante tener en cuenta que vamos a tener que esperar tres días antes de poder disfrutar finalmente de nuestro pan, por lo que debemos planificarnos correctamente en función de para cuando lo necesitemos.

Día 1:

1. Comenzamos preparando el prefermento. Para ello disolvemos la levadura en el agua y después añadimos la harina. Amasamos hasta que esté elástica, formamos una bola y lo dejamos reposar en un bol ligeramente aceitado y cubierto con film dentro de la nevera hasta el día siguiente.

Día 2:

2. Sacamos el prefermento, que deberá haber crecido, de la nevera y lo ponemos en un bol con el resto de los ingredientes de la masa, excepto la sal (que podría estropear la levadura al entrar en contacto con esta). Mezclamos todos los ingredientes y amasamos. Podéis hacerlo con un robot de cocina o a mano. Ya que no soy experta en técnicas de amasado manual, he preferido trabajar la masa con el gancho de la Kitchen Aid, durante como mínimo diez minutos, a velocidad baja y media/baja. Recordad añadir la sal que nos faltaba por añadir cuando llevéis un minutito de amasado. 




3. Primer levado. Cuando la masa esté sedosa, engrasamos ligeramente con aceite un bol y dejamos reposar la masa cubierta con papel film a temperatura ambiente durante 50 minutos. En ese momento, vamos a hacer unos plegados dentro del propio bol para darle un poco de tensión. Para ello, cogemos la masa desde el extremo opuesto a nosotros, la estiramos y la doblamos sobre sí misma estirando hacia nosotros. Después hacemos lo mismo con el lado opuesto, es decir, cogemos la masa y la doblamos sobre sí misma, pero esta vez estirando hacia fuera. A continuación, hacemos lo mismo de izquierda a derecha y de derecha a izquierda. En total, como veis, haremos cuatro plegados. La dejamos reposar 90 minutos más en el bol aceitado y cubierto con film, a temperatura ambiente. 

4. Preformado. Enharinamos ligeramente la encimera y sacamos la masa del bol, con ayuda de una rasqueta para no dañarla. Comenzamos a darle forma. Para ello, vamos pellizcando trozos de masa del exterior y doblándolos hacia el centro. Haremos esto varias veces alrededor de la circunferencia de la masa hasta formar una especie de hatillo. Después, le damos la vuelta a la masa (con la parte lisa hacia arriba).


5. A continuación, vamos a bolear la masa para darle una bonita forma redonda. Introduciremos ambas manos por debajo de los laterales de la pieza, a modo de cuña, y la iremos girando suave pero firmemente mientras le damos forma de bola. La cubrimos con un trapo y la dejamos reposar 20 minutos sobre la encimera.

6. Formado. Repetimos la operación de preformado y boleado igual que en los pasos 4 y 5 anteriores. 

7. Segunda fermentación. Cogemos un bol y colocamos estirado dentro del mismo un trapo fino enharinado (tipo gasa). Si tenemos banneton, lo enharinamos directamente. Colocamos nuestra masa con la parte bonita hacia abajo y el hatillo hacia arriba. Cubrimos el bol con un trapo y lo metemos en una bolsa de plástico. Dejamos reposar en la nevera hasta el día siguiente.



Día 3:

8. Horneado. Precalentamos el horno a 250º, calor arriba y abajo. Colocamos una bandeja en la posición más baja del horno y otra en la que hornearemos el pan a altura media. Cuando haya alcanzado la temperatura, sacamos la masa de la nevera (habrá doblado su volumen) y la volcamos con cuidado sobre una bandeja con papel de horno. Con un cutter limpio o un cuchillo muy afilado hacemos unos cortes al pan a nuestro gusto, para permitir que expulse el calor y se abra por donde nosotros queramos de un modo más estético. Calentamos un vaso de agua en el microondas.

Introducimos el pan en la bandeja central y cerramos la puerta. A continuación, abrimos y vertemos, con cuidado de no quemarnos, el agua caliente en la bandeja inferior, cerrando inmediatamente la puerta, para que no se escape el vapor. Es este vapor el que nos va a ayudar a conseguir una corteza crujiente.

Horneamos a 250º durante 15 minutos. Abrimos la puerta para que salga el vapor y horneamos 10 minutos a 230º, después bajamos a 190º y horneamos 30 minutos más. Si durante el horneado, veis que el pan comienza a tostarse demasiado, podéis cubrirlo con un poco de papel de aluminio. Apagamos el horno y dejamos reposar el pan dentro con la puerta abierta 20 minutos. Posteriormente, lo sacamos y lo dejamos enfriar completamente sobre una rejilla.

Y con esto, ¡por fin tenemos listo nuestro pan de coca cola para disfrutar! Seguro que la espera ha merecido la pena...

¡Espero que os haya gustado!

Un beso,

Eva

24 comentarios:

  1. Que buena pinta. He hecho varias veces cosas con coca cola y me ha encantado el sabor tan característico que le da las cosas.
    Un saludo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marta! Sabes qué hago yo con coca cola, que suena un poco raro, pero está buenísimo? Costillas al horno! Riquísimas! Es una receta de Sergio Fernández.
      Gracias y un beso!

      Eliminar
  2. Que buena pinta. He hecho varias veces cosas con coca cola y me ha encantado el sabor tan característico que le da las cosas.
    Un saludo :)

    ResponderEliminar
  3. Me has sorprendido eh? No me esperaba el pan la verdad...jeje. Pero me ha encantado, es una de mis asignaturas pendie tes y esta receta me parece estupenda para empezar. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Cris! Llevaba tiempo dándole vueltas y después de un par de pruebas, me gustó el resultado...
      Besos!

      Eliminar
  4. Me has sorprendido eh? No me esperaba el pan la verdad...jeje. Pero me ha encantado, es una de mis asignaturas pendie tes y esta receta me parece estupenda para empezar. Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Qué pasada de receta!!!
    Y qué pasada de fotos!!! Viéndolas dan ganas de irse a comprar coca cola ahora mismo y ponerse manos a la masa (nunca mejor dicho).
    Ah, y no había visto el nuevo aspecto del blog y me encanta Eva.
    Qué bonito todo hija!!!!!
    Muchos besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jeje, mil gracias, Ana!! Me alegro de que te gusten tanto la receta como la nueva imagen... :)
      Besos!

      Eliminar
  6. Hola Eva! Como te he dicho en instagram, Recetón!!!
    Y por cierto me encanta el nuevo diseño del blog! Sencillo y súper bonito... Y los tipos de letras...😍😍😍

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Miriam! Ya tenía ganas de cambiar un poco... :)
      Un beso!

      Eliminar
  7. Hola! Qué original, no nos esperabamos que fuera esta receta, pensabamos que sería algún bizcocho! Las fotos son preciosas y el nuevo diseño del blog también! Besis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Sí, la verdad es que últimamente estoy viendo muchos bizcochos de coca cola, tendré que probarlos...
      Muchas gracias y un beso!

      Eliminar
  8. Menuda pinta Eva, ¡con lo panarra que soy yo, esta receta tengo que probarla! la miga te ha quedado genial. Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo soy súper novata en el mundo del pan, tengo que ponerme a practicar como una loca! ;)
      Gracias, Verónica!!

      Eliminar
  9. Oye, ¡menudo cambio le has dado al blog señorita! Enhorabuena, muy bonito

    ResponderEliminar
  10. Eva, me encanta, pero qué cosa más original. ¿Sabes que yo estaba haciendo pruebas para hacer una receta con Coca-Cola?, nada de pan, pero desde que probé e hice la receta de pollo con Coca-Cola vi que servía para más cosas que para bebérsela.

    La nueva imagen del blog me encanta. Es preciosa. Es que a mi el azul cielo me encanta.

    Un Beso.

    Xènia Roca

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues entonces tienes que probar las costillas al horno con miel, mostaza y coca cola de Sergio Fernández en Canal Cocina, están riquísimas!
      Sobre el blog, sí, tenía ganas de cambio de imagen, ya... Me alegro de que te guste!
      Un beso y gracias, Xénia!

      Eliminar
  11. Tiene una pinta impresionante y estoy segura de que tiene que estar riquísimo. Asique tengo que probarlo sin duda...con cocacola! Me encanta la receta, bss

    ResponderEliminar
  12. Como ya te dije, tu nuevo look me encanta... ha quedado fantástico!
    Me parece original lo del pan con coca-cola... por qué no??? Es cuestión de probar :)
    Lo apunto, aunque no suelo tene coca-cola en casa... sí, sí, rara que es una... jaajajaja
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tienes coca-cola?? Yo creo que soy medio adicta, jeje...
      Me alegro de que te guste la nueva imagen, me apetecía cambiar ya...
      Un beso!

      Eliminar
  13. Es la primera vez que veo un pan de coca cola, pero qué bueno y qué original. Tengo mucha curiosidad por probar a qué sabe...;)
    Un besote!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco lo he visto por ahí, pero probé y salió muy bueno! :)
      Gracias, Kim! Un beso!

      Eliminar

¡Muchas gracias por tu comentario, me hace muchísima ilusión recibirlos!

SUBIR